Héctor Rincón - Periodista Colombiano - Periodismo Cultura y Literatura Colombiana | El Autor
23
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-23,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

El Autor

Autor

Periodista de Oficio

Aprendió el oficio haciéndolo. Leyó/escribió/miró/opinó desde la infancia y se metió en redacciones desde la adolescencia. Conquistó la cúspide de reportero y de redactor y, por ese camino, llegó a las jefaturas: editor, director y fundador de medios. Caracol Radio, El Tiempo, Semana, Cambio, Cromos, El Espectador fueron, entre otros, los medios en donde trabajó durante cuarenta años.

 

No obstante la trascendencia de estos medios y su desempeño en ellos, su mayor orgullo profesional fue haber fundado y dirigido La Hoja de Medellín, un periodismo que duró diez y seis años señalando el camino de cómo hacer el oficio sin ataduras a los menús impuestos por la actualidad rabiosa y por personajes gastados, y La Hoja de Bogotá, que replicó en la capital esta experiencia durante seis años. De su paso por la prensa escrita, hay publicadas crónicas, reportajes y notas ligeras en las antologías recogidas por Daniel Samper Pizano; un libro con artículos suyos que se titula Oficio Periodista; una docena de libros más que incluyen trabajos diversos; la historia en formato de libro de los veinte años de La Luciérnaga.

 

Y así por muchos años hasta desconectarse del periodismo turbulento para dedicarse ahora al oficio más reposado: edita Colección Savia, la botánica escrita de manera intelegible y prepara otro libro, sobre el río Magdalena, cuyo texto central será escrito por el etnobotánico Wade Davis. Viajar sin afanes, leer despacio, escribir sin horizontes y proyectar nuevas maneras de expresarse, son otras de sus actividades en esta época jubilosa. A eso se dedica y a participar en debates sobre periodismo, al análisis de medios (ha sido tres veces jurado del premio Simón Bolívar) y a sembrar y ver crecer árboles en una tierra caliente bendecida por un paisaje imborrable.

 

Ah… y a escribir de vez en cuando notas para este blog en el que practica la mecanografía.